jueves 27 de noviembre de 2008


El juego de la ironía
La historiadora y curadora española, Gloria Moure, asevera que ¨la ironía es mejor que el humor porque no trabaja lo evidente¨. Y justo ese trato irónico es el que maneja el joven artista Roberto Márquez Jorge en sus obras, que nacen precisamente de lo que creemos evidente.
Sólo hay que arrimarse a la vitrina de la galería alternativa La 15 en pleno Santurce para notar cómo lo lúdico se entremezcla con lo mordaz en la serie de pinturas en acrílico de la exposición ¨El que solo la hace¨. Esta es la tercera muestra individual de Márquez Jorge, que inauguró el pasado 26 de noviembre.
Las formas y los colores de los personajes creados por el artista atenúan el mensaje de las obras, realizadas en variados formatos. Al encuentro inicial resulta gracioso ver individuos amorfos, desproporcionados, sostenido uno por su pene en el suelo -cual tercera pierna que le sirve de trípode-, o reposado otro mientras nos muestra su cuerpo desnudo con un corazón tatuado en el brazo. Igual de divertida nos parece la chica de cuello largo encorvado cuyo rostro queda oculto en su cabellera peluquera y que se titula ¨Buche e peluca¨.
Las manchas brillantes (rosas, violetas, verdes, amarillas) de pintura no siempre permiten la lectura inmediata de las formas -lo cual es una decisión conciente del artista-, por lo que hay figuras y abstración. Así ocurre con ¨Los gorditos como yo se meten con camisa dentro del agua¨. Esta pieza -que es la más abstracta de la muestra- luce como un comentario sin trascendencia hasta que estimamos las razones del personaje. El complejo que lo lleva a ocultar su cuerpo en una sociedad mediatizada que glorifica los cuerpos de Victoria y David Beckham, y el rechazo que supone la abundancia de la grasa, entonces hablan por sí solos.
Márquez Jorge, egresado de la Escuela de Artes Plásticas en el Viejo San Juan, recoge de lo cotidiano el fundamento de su trabajo y nos lo devuelve de manera ¨simpática¨. Tiene mucho de caricatura, tiene ese sabor agridulce de Los Simpson.
¨Mala leche¨ presenta un personaje desnudo de espalda con una bota incrustada en su trasero. ¿Acaso tiene cierta similitud con la situación actual del país? Tal vez.
En momentos en que cada vez más artistas -sobre todo jóvenes- optan por trabajar o interactuar con los nuevos medios (entiéndase las nuevas tecnologías), Márquez Jorge insiste efectivamente en la pintura. ¨Yo utilizo el medio tradicional y me resulta, es el que más me favorece y me permite manejar este diálogo. Cuando entienda que debo moverme a otro medio lo haré¨, destacó el artista.
Mientras tanto, el propio artista reconoce que a sus 26 años le falta mucho por experimentar para descubrir su ¨línea¨ en el arte, algo que parece estar encontrando a juzgar por sus últimas tres exposiciones individuales. invertir bolsa argentina
Nota: Con esta exposición realizada en la víspera del Día de Acción de Gracias, el artista y director de La 15, José Jorge Román, celebra el primer año de ese espacio. Esperemos que sean muchos más.

sábado 22 de noviembre de 2008


La contundencia de lo mínimo y el relato de los vacíos
Hay un vacío que inquieta, que te dice que justo allí hubo algo o alguien que ahora mora en otros lugares, espacios o dimensiones. Es la historia de lo que no está o de los que no están.
Al final queda la huella, un rastro, una imagen a manera de exhibit.
Eso fue lo que percibí tras un recorrido repetido por la exposición ¨La muerte de la memoria y el olvido¨, del artista Christopher Rivera, en la Galería 356 en Hato Rey.
Al principio te reciben varias piezas emarcadas en pequeño formato (dibujos, collage, grabados), colocadas sobre dibujos silueteados en las paredes blancas. Son siluetas de cuerpos caídos ocupados por cuadros tarjetas cual ficha técnica que narran la otra historia. Se trata de acercamientos a la muerte a través de la memoria o viceversa. A veces parece que el cuadro -con motivo religioso, con calavera, con figura humana, etc.- nos remite al momento último del personaje de la silueta, o tal vez a sus aspiraciones.
Marcos blancos, maderas y telas crudas, tinta y carbón a lo largo de la muestra. El color lo ponen pequeños listones de papel con diversos diseños, y los pedazos de telas impresas y cocidas a modo de mosaicos. Es como si el color relatara ese otro momento en que estuvo la vida que dio paso al recuerdo.
Las manos de Rivera producen un trazo limpio y detallado que pronto capturan la atención, luego la mente del espectador máquina sobre los vacíos y sus relatos.
En ¨Oda a la memoria artificial¨, una serie de pequeños cuadrados de madera natural sirven de soporte para dibujos de artefactos -incluso un cerebro- que operan como memoria extendida. Entre otros, incluyen una grabadora, una cámara de vídeo, un libro, un lápiz.
La serie ¨If love could save us¨ I, II y III muestra tres parejas (en gran formato), cada una abrazadas o tomadas de la mano. Están realizadas las obras sobre tela cruda, a lápiz, y al pie de las mismas tienen una pequeña franja del colorido mosaico de telas. Los personajes en estas piezas parecen que van a saltar al vacío. Me hicieron recordar una vieja canción de Perales que habla de un par de adolescentes que deciden lanzarse desde un puente para pasar a la eternidad juntos.
Se destaca además un mosaico enorme de pedazos de tela con distintos ¨prints¨ y a su vez con imágenes o frases sobre impresas, donde abunda la frase ¨muchas vidas¨ así como las calaveras. Rivera vuelve a presentar imágenes de calaveras, como las que utilizó en su primera exposición individual en abril de 2007 en la galería Guatibiri en Río Piedras.
También hay fotografía, vídeo (el cual no pude ver porque estaba apagado el día de mi visita) e instalación. Como no estuve la noche de la inauguración me perdí del happening.
Es esta una muestra interesante donde prevalece el talento del artista Rivera como dibujante y grabador, pero también como conceptualizador al abordar y proponer de manera creativa temas tan repetidos en el arte como la memoria y la muerte.
Nota: Me gusta felicitar a las galerías cuando nos presentan muestras como estas y cuando apoyan el talento joven. Vaya otra felicitación para Galería 356. En el programa Mercedes Trelles Hernández menciona que ¨pronto podremos redefinir las expectativas de lo que es arte joven en Puerto Rico¨, yo pienso que eso estará en constante redefinición -sobre todo en estos momentos- lo que sucede es que mucha gente sigue anclada en lo que ya fue. como invertir en bolsa argentina

domingo 9 de noviembre de 2008


Espéralo. 10-contempo será un viaje semanal por los talleres de una decena de jóvenes artistas multidisciplinarios que conforman la escena actual del arte en Puerto Rico. Se trata de creadores que van formando sus carreras, explorando posibilidades y espacios, al margen de las tradiciones.

lunes 3 de noviembre de 2008

La pólítica, la cultura, el arte, la vaca y los arrullos plácidos

Todo es algarabía, bocinazos, altavoces, fanfarria, mucho ruido. Y mucho color. El IVU, el ambiente, la corrupción, la seguridad, la economía, la gasolina, el STATUS, cuál es el más pillo o el más mongo, y más o menos en esos temas se concentró toda la información-desinformación de los candidatos políticos aspirantes a administrar la colonia.
Pero, ¿alguién dijo ARTE? ¿CULTURA? ¿Con qué se come?
Parece que no se come, ni se mastica, ni siquiera como las vacas que llevan el pasto de lado a lado y luego lo expulsan. NI SIQUIERA ESO. Cultura parece circunscribirse a eso de las imágenes ondeando banderitas -sobre todo con un cielo siempre nítido de fondo que le sirve de dosel- y una manada correteando por los valles y las montañas, en el jardín florido de mágico primor.
Mientras tanto, ningún proyecto concreto (ni etílico) para apoyar, fomentar y patrocinar la actividad plástica y demás expresiones artísticas. NUNCA escuché a ninguno de los candidatos decir nada al respecto. Ya sé que hay temas de envergadura y apremiantes. Pero, ¿cuántos niños, hoy jóvenes y adultos, no serían actuales delincuentes si -entre otras cosas, por supuesto- hubiesen tenido el acceso a la sensibilidad que proveen las expresiones artísticas, o el beneficio del deporte, la labor comunitaria, etc?
No se trata de que el gobierno asuma un rol paternalista. Pero, ¿COÑO para qué los ponemos cada cuatro años en las posiciones públicas? Para que nos sirvan, para que administren eficientemente nuestros recursos y el dinero público (que también sale de nuestros bolsillos).
A vista de pájaro, el único proyecto coherente de promoción cultural en diferentes órdenes y con espacio para la diversidad (o el más notable -siempre quiero parecer justo-), parece ser el de Miranda Marín en Caguas. Ya hemos visto el trabajo de Elsa María Meléndez y de otros funcionarios y empleados municipales vinculados al arte y la cultura. Que conste que esto no es un endoso político porque no vivo en ese municipio y este escrito se produce a escasas horas antes de la apertura de los colegios de votación.
Con lo que recibimos en la papeleta, el Puerto Rico del día después no parece que cambiará mucho.
Mientras las vacas mastican de lado a lado, asumamos nuestro deber y compromiso, que nadie dijo que la cultura, y menos el arte, eran arrullos plácidos.

jueves 30 de octubre de 2008

El complejo sabor de lo prohibido
Los silencios valen más que cualquier comentario cuando te enfrentas a la propuesta de la artista Carmen Olmo Terrasa en la exposición La Capilla, que se presenta en la Galería Guatibiri en Río Piedras.
De entrada es como un asalto a mano armada. Te estruja en la cara un lenguaje fuerte-sin contemplación-, y de inmediato te encuentras con imágenes que retan el entendimiento ordinario y corrompen la inocencia. Pero no se trata de la inocencia infantil, sino la adulta, esa cargada de prejuicios y negaciones formada al amparo del orden establecido, de la religión, de los valores, de la ¨decencia¨.
Alcanza su punto más punzante cuando una mano con guantes de latex barajea ¨el cuerpo de cristo¨ y luego una boca masculina lo saborea con todo el sabor de la carne.
Por otro lado, la abuelita o la madre añeja, se deleita con una paleta. En otra instancia el mismo personaje te mira desconcertado. En unos cojines salpicados de púas metálicas aparece otra vez el rostro de la abuelita-madre-señora-anciana como buscando o tratando de decir algo sin palabras. Es el ocaso con cara de adiós.
En el interior de unas máscaras de gas que también son cabezas encuentras imágenes de vídeo con una niña que se molesta al ver cómo invadimos su espacio mientras se introduce los dedos en la nariz para retirar lo que le estorba. De otro parte, una boca femenina -bien roja- hace malabares con un cigarrillo una y otra vez. Y para redondear, un rodillo ¨terapéutico¨ con puas (es negro y con letras rojas), te sugiere más de una idea. como invertir en la bolsa argentina para principiantes
Todas las piezas contienen imágenes de vídeo en movimiento enmarcadas con variados soportes como cojines, fotografías de gran formato sobre vinil, y las máscaras de gas. Siempre, todos estos soportes -menos las máscaras- repletos de las púas metálicas. Prevalece el color negro.
La artista con su propuesta nos adentra de entrada en la reflexión del tema que la ocupa, el Tabú, lo prohibido. Pero no nos presenta una idea digerida, al contrario, nos lanza elementos provocadores que nos hacen abrir las pesadas puertas de ¨La Capilla¨ que es nuestro fuero interno. Justo ahí, en ese lugar sagrado en el cual sólo nosotros sabemos lo que se guarda.
Carmen deconstruye preceptos al recontextualizar imágenes y nos mueve a deconstruir o reforzar ideas (dependiendo de nuestra mente).
Se trata de un diálogo complejo y sicológico con el espectador que no siempre deja espacio para la sonrisa ingenua. Enhorabuena Carmen.

Nota: Una felicitación a Rubén, director de Guatibiri, por la convergencia de talentos que promueve en ese espacio reducido de grandes ideas, si miramientos más allá de su afán por estimular nuestra actividad plástica y creadora. Eso es hacer patria.
Que sigan los cuentos de Elsa María
La primera palabra que llegó a mi mente cuando vi por primera vez una pieza de la artista Elsa María Meléndez fue ¨Fábula¨. Al encuentro con los nuevos trabajos de su actual exposición ¨Los cuentos que no me hizo mi abuela¨, en la Galería 356 en Hato Rey, repetí en mi cabeza la misma palabra.
Según el diccionario de la Real Academia Española, fábula significa ¨Breve relato ficticio, en prosa o verso, con intención didáctica frecuentemente manifestada en una moraleja final, y en el que pueden intervenir personas, animales y otros seres animados o inanimados¨.
Tras un recorrido la noche de la apertura (confieso que no me gusta apreciar obras las noches de aperturas porque hay otras distracciones), pude sustraer el relato de las piezas, donde subyace el elemento didáctico -no importa que sea o no la intención de la artista-, y observé la presencia de personajes humanos, animales y la mezcla de ambos, ¨animados e inanimados¨.
Pero, ¿se tratan las obras de fábulas concadenadas? Es la reinvención -metamorfosis- de cuentos, como apunta Lilliana Ramos en su ensayo de la exposición. Es la versión tajante de los cuentos contados. La artista subvierte la tradición.
Hay poesía en esos relatos (imágenes, escenas, instalaciones, construcciones). Sobre todo en ¨De la memoria: la quimera de un despojo¨, una instalación que se vale de la serigrafía sobre tela y un armario para recrear la salida de una bandada de aves del añejo ¨chiforobis¨ de la abuela que narra historias. Mientras el espectador se pasea por la instalación de aves traperas colgando del techo, que además incluye ratas de tela y retazos de telas por todo el suelo, y se encuentra con su rostro en los espejos de las puertas de los armarios, también se convierte en personaje del cuento. Personaje transeúnte que llega, husmea y sale con la bandada.
Se repite la poesía en ¨La última vuelta¨, una pieza colaborativa en la que Elsa María presenta una caja armario (realizada por el artista Jorge ´Rito´ Cordero), en cuyo interior una bailarina desnuda -de tela- gira mientras se agota la música (compuesta por el artista Claudio Chea). La figura de la mujer es central en el trabajo de la artista.
En esta muestra ella nos presenta nuevamente historias encapsuladas en cajas acrílicas con personajes que flotan y que podemos escrutar a la redonda -o al cuadrado-, hay trabajo gráfico sobre papel, tela y otros materiales, y sobresale la pieza de vídeo animación ¨A veces entra en el bosque¨, realizada en colaboración con el artista Teo Freytes, metáfora de la metamorfosis planteada por Elsa María.
Elsa María Meléndez ha logrado un lenguaje creativo particular y distintivo, repleto de humor e ironía, que nos deja con el deseo de conocer más y nuevas historias. Se me antoja entrar a una de esas cajas acrílicas y pasearme entre sus personajes con mi tamaño, de tu a tu.
Vaya un espaldarazo para Galería 356 por proveer siempre un espacio para el arte no tradicional. Sólo una observación: la identificación de las piezas deben aumentar de tamaño y encontrar una altura más cómoda para lograr su lectura.

domingo 12 de octubre de 2008

Un viaje de muchas lecturas
La noche del sábado 11 de octubre un puñado de personas se allegaron al hangar de la empresa Yellow Media Group en Miramar para abordar el viaje propuesto por Joel Romero Martínez, mejor conocido como Mero, y transitar frente a una decena de obras realizadas en medios mixtos, unidas por un lenguaje grafitero. Las piezas de la exposición ¨El viaje ilegible¨ tienen como soportes lienzos, papeles y hasta una maleta encontrada.
Atras quedaron las consabidas gallinas del artista -aunque siempre alguna de estas hizo su aparición-, pero estuvieron presentes los referentes (entiéndase también los cuentos, historias, interpretaciones) caribeños, históricos, la diáspora, la realidad social y la fantasía. Amén de otros asuntos. Resaltan el dominio de la línea y del dibujo, sobre todo en piezas como ¨Un, dos, tres, pescao¨, amparada en un estudio acerca de la prostitución de antaño en la Isla. Es esta una pieza abundante en diálogos y referentes a esos espacios ocupados para la venta de sexo.
Hay viajes en aeroplanos, automóbiles -porqué no, a pie también-, que nos conducen a algún lugar o hacia la nada.
Se encuentra la ilegibilidad en textos sobre impuestos, en ideas tronchadas -a propósito del artista- al entendimiento. Tal es el caso de ¨Mayor precisión¨, una xilografía de textos (apropiados de sus notas de clases con Martín García en la UPR), donde es perceptible la letra chorreada y no el contenido.
Resaltan la viveza del color y la composición del caos. Caos que igualmente alude al bombardeo mediático.
A mis ojos imágenes ricas en color y contenido. Sencillo montaje -piezas colgadas de la pared y de un andamio ubicado en el medio del hangar-, y agradable propuesta.
Nota al calce: Una pena que la muestra haya estado expuesta sólo un día. Felicitaciones al artista, a la curadora Heidi Y. Quintero por el texto que acompañó el programa, y al coleccionista y presidente de Yellow Media Group, Tito Feliciano, por apoyar el arte contemporáneo puertorriqueño.

lunes 29 de septiembre de 2008


Digno de observar
(La obra de José Ortiz es parte de la muestra)

Felicitaciones al grupo de artistas jóvenes que conforman la muestra ¨Papel/Ciudad: escenas citadinas, relatos verídicos y fantásticos¨, felicitaciones a Elsa Meléndez y al municipio de Caguas por ofrecer un espacio de apertura y en constante movimiento. Felicitaciones a Pedro Vélez por su atinada reseña de esta exposición.

Los convido a darse la vuelta por el MUSAC, tienen hasta enero de 2009 para disfrutar la muestra. El Museo de Arte de Caguas está en la calle Ruiz Belvis, esq. Padial en Caguas. La entrada al museo es libre de costo y el horario es de miércoles a domingo de 9:00 a.m. a 12:00 m. y de 1:00 p.m. a 5:00 p.m. Para más información pueden llamar al 787-744-8833 Exts. 1828, 1836, 1838. ó escribir a: museoartecaguas@yahoo.com
Para la reseña de Pedro visiten Box score, también encuentran fotos en Repuesto.
Nota al calce
A ver si las personas a cargo de los espacios de exhibición en los diferentes municipios también se dan la vuelta por Caguas y ven lo que se puede hacer con visión y apertura hacia el arte que se hace en nuestro País.
Por lo pronto, otra vez FELICITACIONES.

domingo 21 de septiembre de 2008

Llegó la oportunidad de hacer la diferencia

Desde hace algún tiempo (que conste que esto no es nada nuevo) nos resultan más familiares palabras como ¨autogestión¨ y ¨apoderamiento¨. Consiste en asumir cada cual el control de sus vidas o de sus comunidadesy abrirse camino para lograr cosas (vivienda, empleos, servicios, etc.) sin necesariamente esperar por las ayudas de las instituciones.

Ya hemos hablado bastante todos acerca de la situación del MAC y de las instituciones tradicionales del arte con una apertura reducida hacia la promoción de las nuevas manifestaciones artísticas en Puerto Rico. (Entiéndase también el amiguismo y el panismo que limitan todo a una ¨piñita¨ de nombres y apellidos glorificados (a veces justamente y en otras ocasiones no).


Durante los últimos años y ante la necesidad de mostrar sus trabajos, se abrieron espacios (algunos ya han cerrado) como =DESTO, Candela, AREA y otros, que bien pueden ser ejemplo de iniciativas de autogestión.


Ya no podemos seguir enfocados en los señalamientos hacia lo que no se hace, y esto no quiere decir que nos hagamos de la vista larga y guardemos silencio. No. Me refiero a buscar otras opciones para establecer y dar a conocer de una manera igualmente coherente y seria los trabajos contemporáneos que se están realizando en la Isla. Hay que añadirle a esto un factor importante y es la educación. Nos toca salir a la calle, salir del área metropolitana y llevar nuestro arte por la Isla y educar al pueblo acerca de esas otras posibilidades de la creación artística. Muchas personas en nuestro país no ven arte más allá de un bodegón y una estampa costumbrista. Otra vez las instituciones educativas han fallado, pero con reconocerlo no resolvemos nada.


Yo propongo un museo itinerante de arte contemporáneo (esto tampoco es nuevo) para divulgar el trabajo actual y EDUCAR. Todos queremos comunicar ideas con nuestros trabajos, que lo aprecien y también queremos exportarlo y darnos a conocer. Pero también hay una labor social que tenemos que cumplir.


Se acabaron las excusas y los ¨peros¨. Todos sabemos que vivimos un momento difícil, no sólo a nivel local, sino mundialmente, pero justamente en momentos como estos es que las sociedades se crecen porque se reinventan y apreden por necesidad a maximizar sus recursos y posibilidades. Entonces los artistas no están exentos de esto. El arte no se democratiza solo.


Llegó la oportunidad de hacer la diferencia. El País nos lo agradecerá. Cuenten conmigo.

miércoles 17 de septiembre de 2008

Una brisa repentina, el respeto y el arte
Una brisa repentina, no muy cálida, nos acarició un rato. Chocó de lado a lado, y se desvaneció. ¨Que no pasa nada¨, como dicen los españoles.
Eso, justo eso, fue lo que ocurrió con el anuncio no tan anuncio del Museo de Arte Contemporáneo. Se perdió un momento histórico de hacer la diferencia, de unir propósitos y fijar la vista por encima del ahora. Al final del día, casi -y utilizo ´casi´ por aquello de parecer justo- huele a burla.
Desde pequeños nos enseñan lo que es el respeto. Primero en la casa, luego en la escuela, en el equipo de deporte, en la iglesia, hasta los partidos políticos nos hablan de respeto. En la Universidad se plantean más profundamente los valores y todas esas cosas. Pero llegamos a la adultez y parecería que todos nos engañan, nos toman el pelo y en realidad aquello del repeto no era más que una estrategia de dominación, de sometimiento a la obediencia, de tapaboca justificado. Ley y orden.
Bueno, luego escuchamos a los protagonistas de esta novela de las artes referirse a palabras como ¨apertura¨, ¨el museo de los jóvenes¨, ¨espacio para todas las tendencias¨, un poco más y de repente casi (vuelvo con el casi) estamos a punto de escuchar la promesa-slogan ¨lo mejor está por venir¨.
Pero me pregunto, ¿es que nadie les dijo que decenas y decenas firmaron una carta de reclamos válidos? ¿nadie les dijo que los firmantes eran artistas jóvenes, no tan jóvenes y viejos, emergentes, no tan emergentes y establecidos? ¿nadie les dijo que el DIALOGO es un acto de civismo?
La historia de espacios cerrados, de clubes, de los unos y los otros, de tu aquí y yo allá, es cosa del pasado. El futuro -que es ya- es inclusivo, es colectivo, de tu a tu. Se acabó el ¨monolinguismo¨.
Por lo pronto, sigo creyendo en el respeto. Respeto sin sometimiento y sin tapabocas, como debe ser el arte.